Tag Archives: autos en mexico

EN EL MERCADO NACIONAL COMPITEN 42 MARCAS, 300 MODELOS Y 1.400 VERSIONES

MEXICO Auto Show
El mercado automotriz nacional ha tenido un importante aumento de marcas, modelos y versiones desde 1994 a la fecha. Según información de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), en 1994 en el país se comercializaban alrededor de 10 marcas. Para el 2014 este número se ha incrementado a 42 marcas, que cuentan con alrededor de 300 modelos con más de 1.400 versiones en total. Esta abundancia de marcas automotrices es similar a la que existía a principios de la década de los 60 – dijo el portal mexicano ‘AM’ en un reportaje del periodista David Loji. Cita que de acuerdo a un estudio de la Universidad de las Américas, en 1960 el 53% de los automóviles vendidos en México eran importados y cerca del 80% del valor de las partes usadas en la producción nacional automotriz era de importación. En contraste, las exportaciones apenas llegaban a los 200.000 dólares, con lo que el sector automotriz tenía un déficit de más de 119 millones de dólares, el 85% de esta cifra con Estados Unidos. Por esta razón el gobierno de México implementó el Decreto Automotriz de 1962, que establece las exigencias de un 60% de contenido nacional en los automóviles producidos en el país, controles de precios y cuotas a la producción. Como resultado de este Decreto se retiran del mercado mexicano marcas como Mercedes-Benz, Fiat, Citroën y Volvo. Y de este modo el parque industrial automotriz nacional quedó constituido por General Motors (GM), Ford, Chrysler, American Motors, Nissan, Volkswagen, Renault y DINA. La industria de las autopartes florece en México, gracias a la exigencia del contenido nacional del 60%. Pero a pesar de esto, el déficit comercial persiste tan sólo con Estados Unidos: en 1970 es de 170 millones de dólares, con lo que el Gobierno emite el Decreto Automotriz de 1972. El propósito del decreto es balancear las importaciones con exportaciones; las exportaciones de partes aumentan, pero aun así sigue existiendo el déficit. Por esta razón se establece el Decreto Automotriz de 1977, que crea un nuevo mecanismo para la balanza de pagos, que volvía un requisito que cada productor automotriz incrementara sus exportaciones para saldar sus importaciones y pagos internacionales. La intención era que para 1982 los fabricantes tuvieran saldo nulo o positivo en la balanza de pagos. Por esta razón en Coahuila GM abre dos nuevas plantas, una para producción de vehículos y otra para motores y Chrysler arranca una planta de motores. En Chihuahua Ford establece una planta de motores. La industria de autopartes tiene una segunda oleada de “joint ventures” entre fabricantes automotrices estadounidenses y grupos industriales mexicanos. Ford y Grupo Alfa crean Nemak; GM y Grupo Condumex establecen Autopartes Condumex. Ford junto con Grupo Vitro crea Vitro Flex, mientras que con Grupo Visa estableció Carplastic. Pero el crecimiento del mercado nacional hizo que no se lograra el objetivo del Decreto de 1977. De hecho, el déficit se incrementó. Para lograr el saldo cero en la balanza comercial se implementa el Decreto Automotriz de 1983, en el que sobresalen reglas más estrictas de contenido doméstico y restricciones de una línea y hasta 5 modelos por producto. Estas medidas, al igual que los problemas que tenía en su país sede Renault, dan por resultado que se retiren de México Renault y American Motors (VAM). En los 80 Renault tenía participación mayoritaria en American Motors. La implementación del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica cambia de manera radical el mercado automotriz de México pues se vuelve más sencillo para los productores automotrices importar vehículos de alta gama. De este modo a principios de los 90 se empiezan a ofrecer México las marcas Lincoln, Oldsmobile y Cadillac, mientras que Nissan empieza a ofrecer importados como el Maxima sedán y 300ZX, al igual que los modelos Infiniti y Chrysler ofrece el Imperial. En 1993 regresa Mercedes-Benz a México y un año después llega BMW. A mediados de esa década Honda empieza a vender el Accord; esta marca toma ventaja del hecho de tener una planta para ensamble de motos en Jalisco, la cual eventualmente empieza a producir autos. En 1996 llega a México Land Rover como parte de BMW y un año después llega Jaguar como parte de Ford Motor Company. En 1997 llegan a México Audi y Peugeot y en 1999 Volvo regresa a nuestro mercado. La década del 2000 trae consigo un alud de marcas como Toyota, Acura, Bentley, Fiat, Alfa Romeo, GMC, Mazda, Mitsubishi, Mini, Porsche, Renault, Saab, Hummer, Rolls-Royce, MG-Rover y Subaru. Pero algunas marcas se retiran de México por problemas en sus matrices como MG-Rover, Pontiac, Hummer y Saab. Pero esto no significa que la llegada de marcas a México se ha detenido, pues en el 2014 llegaron Aston Martin mediante un importador y la marca coreana Hyundai como una filial.

MEXICO SE FORTALECE COMO FABRICANTE DE AUTOS DE LUJO

Ricardo Haneine
La calidad de la manufactura y proveeduría en México tenderán a elevarse gracias a la llegada de productoras de vehículos de lujo como Audi, Mercedes-Benz, Infiniti y BMW, que el pasado jueves anunció la construcción de su primera planta en México. Audi decidió ubicarse en San José Chiapa, Puebla, donde fabricará la camioneta Q5 a partir del 2016. En tanto que Daimler y Nissan producirán vehículos de lujo compactos de las marcas Infiniti y Mercedes-Benz en una nueva planta en Aguascalientes a partir del 2017. BMW aún no ha detallado qué vehículos fabricará en su nueva planta ubicada en San Luis Potosí, la cual entrará en operaciones en el 2019. El socio de A.T Kearney, Ricardo Haneine, explicó que la instalación de estas nuevas plantas es una oportunidad para incrementar el valor agregado en la producción de vehículos, pues estas compañías traerán a sus propios proveedores de Europa y al integrarse con los proveedores mexicanos se compartirá mucho desarrollo en ingeniería y diseño.

CARLOS GHOSN: “MEXICO SEGUIRA IMPULSANDO LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ”

CARLOS GOHSN PRESIDENTE DE RENAULT-NISSAN

El brasileño Carlos Ghosn, único Presidente que dirige dos compañías que se encuentran dentro del top ten de la industria automotriz (Nissan y Renault) y considerado como uno de los dirigentes de empresas más exitoso del momento; destacó que México está entre los países emergentes que impulsarán el crecimiento de la industria automotriz en el mundo, en los próximos años. Ghosn explicó que aún cuando Europa está en crisis; Estados Unidos en desaceleración económica, y Japón no está creciendo, en el 2012 se alcanzó un récord en la venta mundial y en el año 2013 la tendencia se mantendrá con posibilidades de volver a romper récord y eso se debe principalmente a China, Rusia, India, Brasil y México que seguirán creciendo e impulsando la industria automotriz. El Presidente de Nissan resaltó el buen momento que vive su compañía en el mercado azteca, donde tiene el 25% de participación. El CEO de Renault y Nissan pronosticó que antes del 2020 México será uno de los tres o cuatro mayores exportadores automotrices del mundo y se refirió a la oportuna política del gobierno mexicano para alentar inversiones, promover exportaciones, facilitar la instalación de proveedores y ofrecer incentivos a compañías con el fin de que sean una base productiva del mercado estadounidense.